Su hija con Síndrome de Down termina su carrera demostrando que su condición no la limita.

Si hay algo que llena de orgullo a los padres es ver a sus hijos alcanzar sus sueños, un triunfo que agita de alegría el corazón no solo del hijo sino del padre que acompaña y se esfuerza por ver quien tanto ama feliz.

Esta es la historia de un padre que ha decidido gritarle al mundo lo orgullo que está después de que su hija con síndrome de Down lograra licenciarse.

Logró graduarse a los 24 años y superar todos los estigmas sociales.

Jay Handlin vio a su hija tomar cursos por años y esforzarse por mantener buenas calificaciones. Finalmente, su esfuerzo dio los mejores resultados y logró graduarse del Instituto de Artes de California con una Licenciatura en Bellas Artes.

Rachel es la joven que con 24 años no dejó que su condición la limitara, ha derrumbada todas las barreras y estigmas que se tiene sobre el síndrome de Down y se ha convertido en un verdadero ejemplo de perseverancia.

Su padre es el más feliz de ver a su hija como toda una profesional.

Al recibir el título, el padre de Rachel rápidamente publicó el triunfo de su hija en las redes, dejando claro que las personas con Down no son ajenas al éxito y pueden lograr todo lo que se propongan. En su publicación escribió:

“Esta es mi hija, Rachel Handlin. Esta noche, obtuvo su licenciatura completa en Bellas Artes en Fotografía y Medios del Prestigioso Instituto de Artes de California @CalArts. Rachel tiene síndrome de Down. Soy oficialmente el padre más orgullos del planeta”.

Y cómo no estar orgulloso si una buena parte de las personas con esta condición tiene problemas para terminar la escuela.

Desde hace tiempo se han hecho algunas adaptaciones para que los estudiantes con necesidades especiales puedan culminar el curso con éxito.

Para ellos, puede ser un poco más difícil el camino, pero con el acompañamiento y al dedicación necesaria pueden logran grandes cosas. Jay comentó al respecto:

“Este es un cálculo aproximado, pero de todas las personas con síndrome de Down en el mundo, las que han obtenido un título universitario regular son literalmente una entre un millón. Eso no es porque sean los únicos que puedan hacerlo, todos podrían.

Los que se gradúan son aquellos cuyas familias se negaron a permitir que se les negara el futuro a sus hijos, que lucharon contra las injusticias, los prejuicios sociales, las bajas expectativas y los sistemas en su contra, y de alguna manera lograron ganar”.

Los padres de Rachel destacan que fomentaron el amor por el arte desde que era una niña, la primera vez que la llevaron a un museo tuvo una reacción positiva hacia el arte, desde entonces, supieron cuál era su camino.

En su cuenta de Instagram Rachel publica gran parte de su trabajo, sus habilidades fotográficas dejan claro su pasión por las Bellas Artes.

No te vayas sin antes compartir la historia de un ser que brilla y apuesta por conquistar el mundo. Recuerda que todos somos únicos y diferentes, eso es lo que nos hace únicos.

Deja una respuesta