Deja su vida de lujos para quedarse junto al indígena del que se enamoró en un viaje..

Dicen que cuando encuentras a tu amor verdadero lo sabes de inmediato. Es una sensación indescriptible, como una chispa vital que recorre cada fibra de tu cuerpo para hacerte saber que es él, la persona que has esperado amar todo el tiempo.

Esto fue lo que vivió una instructora de yoga, llamada Caroline Knight, quien arribó al Perú durante solo 10 días. Pero la joven de 33 años jamás esperó que en su corta visita conocería al amor de su vida, aquel por el que sería capaz de hacer cualquier cosa.Esta bella mujer británica es originaria de Stoke Newington, Londres. Se estableció en un campamento ubicado en la región conocida como Puerto Maldonado, junto a otros de sus compatriotas que ya retornaron a su país.

Pero para Caroline todo estaba claro, su destino era estar en Perú, en medio de la selva amazónica, y renunciar a todas sus comodidades para poder estar al lado de un humilde agricultor de chocolate de nombre Rómulo.

El amor entre Rómulo y Caroline fluyó de inmediato, pese a la diferencia de edades, culturas e idiomas, ellos hablaban el lenguaje del amor y mediante él se convencieron de ser el uno para el otro.

Esta apasionada mujer describe a su pareja como un hombre humilde, sencillo y trabajador. Con él ha pasado los mejores 326 días de su vida, en una cabaña que pertenece a la familia de Rómulo y que se encuentra alejada de la civilización.

Ahora, Caroline comparte las labores de agricultura con su pareja, sin comodidades, teniendo que lavar la ropa en el río de la selva y dañando sus manos con los instrumentos que utilizan para recoger y procesar las semillas de cacao. Pero todo esto merece la pena al despertar juntos.

“Pensé quedarme diez días, pero encontré el amor y han pasado 326 días y una cuarentena. Pese al calor de la jungla, los insectos voraces, la falta de saneamiento y el trabajo agotador, despertar a su lado cada mañana, con el sonido mágico de los monos aulladores, hace que todo valga la pena. Me siento segura y amada”, afirma Caroline.

Caroline ha sido recibida de la mejor forma por la familia de Rómulo y también ha encontrado apoyo en su propia familia, que valora la cultura de las personas peruanas más allá de cualquier diferencia física o social que puedan tener.

En su país, Caroline era una exitosa empresaria de té y quiere hacer lo mismo con los productos de Rómulo. Afortunadamente, han logrado comercializar su chocolate a través de las redes sociales y, sin duda, les esperan muchos triunfos juntos.

Si aun no encuentras a tu amor verdadero, no desesperes, aparecerá cuando menos lo imagines. Comparte esta emotiva historia y no dejes de creer en el amor.

Deja una respuesta